PRÁCTICAS AL AIRE LIBRE EN LOS JARDINES INFANTILES


Cómo las actividades en el exterior pueden beneficiar el desarrollo infantil:

Gradualmente los espacios de aprendizaje en los jardines y sala cunas infantiles se han ido transformando según las necesidades actuales. El escenario actual vincula el aprendizaje mayoritariamente a las aulas, a pesar de esto, el jardín infantil en su totalidad constituye un espacio para aprender, por lo que se debe contemplar que todos los espacios enseñan y que por ende los párvulos aprenden de él en todo momento y en todo lugar. En este contexto aparece el patio como una figura fundamental donde se desenvuelven actividades relacionadas con el aprendizaje y desarrollo de diversas habilidades; como la motricidad fina y gruesa, la creatividad y expresión social, conceptos espaciales, temporales y el conocimiento del entorno natural. Todos mayoritariamente a través del juego. Por eso dedicar tiempo a su configuración y composición puede favorecer significativamente el desarrollo infantil. En definitiva, un medio estimulador va a contribuir en la formación y forjamiento de habilidades sociales, motoras y cognitivas en los niños.

Creemos en el lema jugar aprendiendo, dónde los párvulos puedan desenvolverse y desarrollar la exploración científica, jugar con las sensorialidad y jugar con los estímulos visuales. Todos los elementos que puedan llevar a los niños a extender el conocimiento de sí mismos y su entorno. Lo que existe actualmente en su gran mayoría, son lugares planos, poco amables con la escala del niño, poco habitables, con prácticamente nula presencia de vegetación o elementos naturales. Es en este contexto que surge la necesidad y consideramos que es sumamente esencial generar planes incorporados a la planificación educativa, que incluyan el desarrollo de los espacios exteriores de los jardines y sala cunas infantiles en Chile de manera más rigurosa.